B.S.O.


El cine independiente y la realidad

El cine independiente representa una liberación con respecto al mundo del consumo. Las estructuras y tiempos narrativos, los temas que se abordan, la técnica cinematográfica, la utilización de distintos recursos en cuanto a la puesta en escena y el comportamiento de los actores, comprende, como una totalidad, una ruptura con el cine comercial. Mucha gente puede calificar a este tipo de cine como lento o aburrido por sus largos silencios, a veces ausencia de diálogos. En cine independienta existe una línea muy fina entre la realidad y la ficción.
Los bajos presupuestos a la hora de realizar las obras muchas veces obligan a los realizadores a utilizar elementos de la realidad. Nos llama la atención la particular forma de filmar, cámara movediza en mano y desplazándose por los alrededores de los sucesos, otorga un efecto de realidad que no se logra en el cine comercial. La imagen movediza y espontánea inserta al espectador dentro de la obra, como si fuera incluso un personaje más que está participando de la acción, aunque de manera contemplativa. Este es uno de los logros más elevados del cine independiente en su conjunto: el acto espontáneo de filmar, de atrapar a las personas siendo reales y no actores, haciendo énfasis en situaciones naturales y mundanas que representen la realidad de los personajes en su máxima expresión. No fragmentos de una historia de ficción, sino fragmentos de la realidad. Cámara en mano, planos largos y silenciosos, ausencia de música en momentos particulares, poca edición y cambios de plano, todo esto en su conjunto logra colocar al espectador en un mundo real, donde los sucesos no se desarrollan como fotografías que cambian repentinamente, sino donde los ojos de la cámara se mantienen bien abiertos y captan los momentos como realmente son, largos, ininterrumpidos, a veces tediosos, angustiantes.

2 comentarios:

Angela dijo...

muy interesante

Anónimo dijo...

muy interesante

Publicar un comentario